miércoles, 31 de marzo de 2010

no y no

2 comentarios:

Sara dijo...

jajajaja qué monada! me encantan tus reflexiones

B.en lo alto de la colina dijo...

esta es una gran verdad, las gafas están justo en medio de los cuatro ojos así que su obstaculizante suciedad me concierne muy directamente.