martes, 29 de diciembre de 2009

2 comentarios:

Pedro Fernaud dijo...

...Y el color y el dibujo. Me ha encantado ese poema: cálido, senicllo y elocuente a un tiempo.

A tus lectores, nos encantará ir conociendo más proverbios que se forjaron en el plenilunio de los días asombrados.

B.en lo alto de la colina dijo...

Querido pedro, como siempre, gracias por esa mirada tuya tan bien predispuesta. Efectivamente, en el asombro salen a la luz muchas paradojas.