domingo, 11 de enero de 2009

"No se nos dio el cielo estrellado para conocer sino para soñar"

Lo dicho en la entrada anterior me trae a la mente esta frase de Gaston Bachelard que extraigo de su libro "El aire y los sueños" donde despliega una reflexión deliciosa acerca de la función de la poesía y su estrecha relación con lo imaginario, y que junto con esta otra frase del mismo autor: "Conocer las constelaciones, nombrarlas como en los libros, proyectar sobre el cielo un mapa escolar es brutalizar nuestras fuerzas imaginarias, arrebatarnos el beneficio del onirismo alado" me recuerda varias cosas:

La tristeza que me producen los sistemas de aprendizaje que no invitan a la reflexión, sino que muy al contrario, modelan personalidades de rebaño anulando su futura capacidad para imaginar caminos propios y para concebir las infinitas posibilidades disponibles al alcance de la imaginación y que difieren de las inyectadas por el statu quo (como decía A. Eisntein, cada día sabemos más y entendemos menos). Me recuerda también que la creatividad y la imaginación no están sometidas a un orden, estructura, o certeza, pues aquellas impiden estos y estos aquellas. Y me hace pensar en la extravagante obsesión de la cultura occidental por controlarlo todo. En este afán tratamos de delimitar, clasificar y encasillar lo sublime en realidades tangibles enmarcadas con palabras, cuando de esta forma lo único que conseguimos es que las manos, lejos de apresar algo que siempre desbordará el mundo material, sostengan sólo un pellejo desvirtuado que ha perdido su verdadera esencia. Las palabras, las imágenes y demás manifestaciones tangibles de esta esencia que no tiene fronteras ni cadenas, podrán evocar aquello en lo que están inspiradas, pero para acceder a aquella siempre habrá que levantar los pies del suelo..

Trasncribo por último, en relación con todo lo anterior, dos párrafos del mismo libro dignos de ser compartidos:

"Es una invitación a los sueños constelantes, a la construcción fácil y efímera de las mil figuras de nuestros deseos; las estrellas "fijas"tienen la misión de comunicar algunos sueños, de volver a encontrarlos"

"Se comprenderá hasta que punto la imaginación del cielo está falseada, bloqueada por el conocimiento libresco, si se releen algunas páginas en que ciertos escritores han perdido alegremente, en provecho de un conocimiento tan pobre como inerte, el camino de los sueños..."

No hay comentarios: