lunes, 19 de enero de 2009

Para tí este cielo

Para tí que cargas la huella de una fractura que ahora vistes de gala inerte. No en el rostro, ni en los gestos, ni en las palabras, ni en el tono, creo que ni siquiera en las acciones, sino más dentro, pero que pincha. Para tí que no sientes el frío ni el calor, la vida ni la muerte, pero que sientes tan dentro el frío, el calor, la vida y la muerte de lo que nunca desmontará tus sueños. Para tí que entregas sin prudencia tu corazón a un gato y no te importa enredarte en los lazos que tejes con su ovillo, pero cedes corazas a lo que puede volar con la excusa de que tu eres el pájaro. Para tí que has renunciado a los caminos verdes que ya no crees tan verdes ni tan caminos. Para tí que alojas úlceras de vacío en un plexo maltrecho y astillas domadas en un pecho desierto, al abrigo de cualquier brisa cálida, incluida la tuya...

No hay comentarios: