viernes, 30 de enero de 2009

Haiku del reencuentro

vbxc

Que dulce el aire

que levanta esta noche

mi falda.

nvbn

domingo, 25 de enero de 2009

Vientos de cambio

Remolinos de bolsas y hojas de periódico se enredan a latigazos en las ramas desnudas del invierno. Huele a temporal y a catarsis. Estos días el viento ha removido a su antojo el grito ahogado en la costumbre y ha dejado al descubierto las entrañas malheridas de la ciudad. Ira y tristeza, sin presa de contención, en un baile de máscaras despojadas. El barrido levanta polvareda añeja, y el aire, preso de melancolía, golpea cristales en un vaivén desesperado mientras aguarda el son templado de la luna nueva. Escucho el latido descompasado que arrastra y es insoportable. Quiero gritar, llorar, vomitar el desgarro de mi alrededor. Un hombre invade un palmo de mi asiento suburbano arrinconando mis límites enfermos. Me irrita sin proporción y me cuestiono si sólo he dado vueltas en un camino que me ha devuelto a un punto de partida ciego. Cierro los ojos y descubro que es sólo el soplo de lamento ajeno agitando un malestar al que tengo que mirar de frente. Es tiempo de iniciar un camino sin fisuras y a salvo de los cambios de tiempo.

lunes, 19 de enero de 2009

Para tí este cielo

Para tí que cargas la huella de una fractura que ahora vistes de gala inerte. No en el rostro, ni en los gestos, ni en las palabras, ni en el tono, creo que ni siquiera en las acciones, sino más dentro, pero que pincha. Para tí que no sientes el frío ni el calor, la vida ni la muerte, pero que sientes tan dentro el frío, el calor, la vida y la muerte de lo que nunca desmontará tus sueños. Para tí que entregas sin prudencia tu corazón a un gato y no te importa enredarte en los lazos que tejes con su ovillo, pero cedes corazas a lo que puede volar con la excusa de que tu eres el pájaro. Para tí que has renunciado a los caminos verdes que ya no crees tan verdes ni tan caminos. Para tí que alojas úlceras de vacío en un plexo maltrecho y astillas domadas en un pecho desierto, al abrigo de cualquier brisa cálida, incluida la tuya...

viernes, 16 de enero de 2009

Paraguas para tormentas internas






Hoy:
se me ha explotado un boli en las manos
fundido una bombilla al encender la luz
caído la tapa del zapato
perdido la conexión a internet
apagado el móvil en mitad de dos conversaciones
no me encienden los mecheros (llenos de gas!)
y por más que busco no encuentro la cacerola de los espaguetis ¿?

Me detengo en medio del remolino y de reojo observo que mi sombra me saca ahora dos cabezas. Se sabe como nadie los trucos para sacarme de quicio. Visto mis pies de roja decisión y salgo a desandar con cada paso las secuelas del banquete que me ha sonsacado con malas artes. Se agarra a mis mandíbulas pero decido esquivar sus trampas ratoneras y entregarme a una voz que me susurra “confía..” mientras le van encogiendo las piernas “confía…” hasta que se le hace difícil seguirme “confía…” por el sendero en el que ahora camino...



jueves, 15 de enero de 2009

llamadme remilgada...

pero salvo para "kilo", "kellogs" y "kiosko" ...¡por el amor de dios, no quiero volver a ver esas antiestéticas kas en mis mensajes entrantes!
mm

miércoles, 14 de enero de 2009

Ya ha vuelto mi móvil a hacer de las suyas...

¿Pues no va el tío y me deja sin la tecla "mno"?
nnnnn nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnvolveed...!nnnnnnnnnnn nnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnnn¿Cómo si no voy a escribir: "me encantas guapo y me encanta decírtelo"... ?

Los nuevos usos del chicle

Eficaz como las bolas antiestrés, insolente como el blandiblub y con una técnica que recuerda al ganchillo, os presento el último grito en ocio urbano que desbanca ya al 20 minutos y a los videojuegos en los vagones del metro de Madrid.

Imágenes capturadas el 11/01/2009 en línea 1 (trayecto Tirso-Bilbao)

martes, 13 de enero de 2009

Mecachis...

Cuando todo parece que fluye...
aaa
aaaaaaaaaaaa... se me acaba siempre desencajando una pieza.
aaaaa
aa
aaaaaaaaaa¿será que las bolas no ruedan dentro de los cubos?

lunes, 12 de enero de 2009

“Ojo por ojo, todos ciegos”

Madrid. Enero 2009
Ante verdades tan evidentes como esta frase de Gandhi nos empeñamos en fabricarnos una ceguera tan obtusa que disfrutamos dándonos cabezazos contra la pared cuando ello nos permite mantener intactas las falsas referencias con las que nos identificamos.
Combatir el odio con odio sólo engendra más odio y Einstein lo sabía muy bien: “Cuando me preguntaron sobre algún arma capaz de contrarrestar el poder de la bomba atómica yo sugerí la mejor de todas: la paz”.
No estamos educados en la resolución de conflictos que busca herramientas distintas de aquello que ha originado la diferencia, y damos vueltas, con las anteojeras bien ensambladas ya en nuestra genética, en una rueda que nunca parece parar.
Si de verdad queremos salir del atolladero, no debemos dar más aliento a la violencia y al odio tratando de combatir guerras grandes y pequeñas desde el resentimiento que nos generan, dejemos de concederles ese poder. Una presencia que irradia paz es mucho más eficaz. Orientemos nuestros esfuerzos en lo positivo e intentemos mantener nuestra frecuencia de amor para disolver lo negativo.

domingo, 11 de enero de 2009

The Neverending Story

Lago Atitlán. Guatemala. Agosto 2008

Como una ola de mar que te sacude cortando cualquier respiración de letargo, me sorprendió ayer en pleno desayuno el recuerdo de The Neverending Story, canción que me encantaba cuando tenía unos 8 años y que no había vuelto a escuchar desde entonces. Dos minutos después, con la inestimable ayuda de YouTube, le abrí la puerta a este recuerdo, casi moribundo tras el largo y azaroso viaje, para reencontrarme con una parte fundamental de mí misma también agonizante. Durante sus tres minutos y medio de duración volví a ser esa niña de corazón abierto, sin prejuicios y sin miedos, bajo un cielo estrellado lleno de posibilidades al alcance de mi mano. Todos tenemos alguna canción de infancia no contaminada por malas experiencias, prejuicios y batacazos, que nos invitaba entonces a crear mundos felices y que ahora nos puede ayudar a recuperar nuestra propia magia. Cualquiera que ésta sea, os aconsejo fervientemente que la volváis a escuchar.

"No se nos dio el cielo estrellado para conocer sino para soñar"

Lo dicho en la entrada anterior me trae a la mente esta frase de Gaston Bachelard que extraigo de su libro "El aire y los sueños" donde despliega una reflexión deliciosa acerca de la función de la poesía y su estrecha relación con lo imaginario, y que junto con esta otra frase del mismo autor: "Conocer las constelaciones, nombrarlas como en los libros, proyectar sobre el cielo un mapa escolar es brutalizar nuestras fuerzas imaginarias, arrebatarnos el beneficio del onirismo alado" me recuerda varias cosas:

La tristeza que me producen los sistemas de aprendizaje que no invitan a la reflexión, sino que muy al contrario, modelan personalidades de rebaño anulando su futura capacidad para imaginar caminos propios y para concebir las infinitas posibilidades disponibles al alcance de la imaginación y que difieren de las inyectadas por el statu quo (como decía A. Eisntein, cada día sabemos más y entendemos menos). Me recuerda también que la creatividad y la imaginación no están sometidas a un orden, estructura, o certeza, pues aquellas impiden estos y estos aquellas. Y me hace pensar en la extravagante obsesión de la cultura occidental por controlarlo todo. En este afán tratamos de delimitar, clasificar y encasillar lo sublime en realidades tangibles enmarcadas con palabras, cuando de esta forma lo único que conseguimos es que las manos, lejos de apresar algo que siempre desbordará el mundo material, sostengan sólo un pellejo desvirtuado que ha perdido su verdadera esencia. Las palabras, las imágenes y demás manifestaciones tangibles de esta esencia que no tiene fronteras ni cadenas, podrán evocar aquello en lo que están inspiradas, pero para acceder a aquella siempre habrá que levantar los pies del suelo..

Trasncribo por último, en relación con todo lo anterior, dos párrafos del mismo libro dignos de ser compartidos:

"Es una invitación a los sueños constelantes, a la construcción fácil y efímera de las mil figuras de nuestros deseos; las estrellas "fijas"tienen la misión de comunicar algunos sueños, de volver a encontrarlos"

"Se comprenderá hasta que punto la imaginación del cielo está falseada, bloqueada por el conocimiento libresco, si se releen algunas páginas en que ciertos escritores han perdido alegremente, en provecho de un conocimiento tan pobre como inerte, el camino de los sueños..."

jueves, 8 de enero de 2009

San Juan. Puerto Rico. Diciembre 2008
Y aquellos que danzaban fueron tomados por locos por quienes no podían oir la música -F. Nietzsche

miércoles, 7 de enero de 2009

Limpieza de fin de año

Este año las campanadas me han pillado con la casa como un desguace. Nada de recibir el año pulcra, inmaculada, y digna de que la armonía, con su séquito de bendiciones, pudiese entrar como anillo al dedo en mi morada. Tres horas antes trapo en mano, sólo había logrado llegar, tras algo más de dos días de intensa excavación externa e interna, a la cúspide del caos desde donde comenzar a deshacer la maraña. Y es que el proceso lleva su tiempo si se hace bien. El polvo debajo de la alfombra y de todo lo que ya no sirve, es el que te hace estornudar aunque no se vea, por eso el éxito de la operación requería partir de una estancia completamente vacía. En este punto de vaciado me encontraba yo el 31 cuando, entre escobas, fregonas, trapos, bolsas de basura, vinagre, rakus, chokureis y daikomyos, coladas tendidas, coladas por tender, coladas por hacer, mirra, copal, salvia, glasex, cuencos tibetanos, mantras, velas violetas, doradas, y demás herramientas a discreción para sacar lustre a los cimientos de mi vida, me dieron las 9:30 de la noche. Ducha veloz con un poco de sal marina malamente esparcida por aquí y por allá, rojo en los labios a falta de ropa interior a estrenar para la ocasión, y lista. Recién salida del caos, sólo a la llegada a mi última fiesta del año, me di cuenta, al recibir un buen número de felicitaciones por mi estética originalmente punky, de que de entre los veinte pares de medias que había dejado pendientes de escrutinio con el resto de mi ropa en el salón, había ido a echar mano de unas llamativamente rotas. Champán, risas, baile, uvas, y llegó la hora de los mensajes de móvil, a unos les llegó tres veces y a otros ninguna. Volví a casa al amanecer y me dormí buscando un sueño reparador para poder acometer con energía la segunda parte de mi tarea. Me desperté con bastante poca, y es que el cava debería estar prohibido por tóxico. Mi comida de año nuevo consistió en un menú whopper gigante a las 6 de la tarde. En la tele estaban poniendo “Tras el corazón verde” película que preferí no volver a ver para conservar intacto el mágico recuerdo que ésta me había dejado en la infancia y me puse manos a la obra. Tocaba someter a examen cada uno de los elementos de todo el bagaje acumulado hasta el momento para encontrarles un lugar digno en mi vida o desterrarlos para siempre. El resultado fueron cinco bolsas de basura y mucho espacio libre en el que respirar a pleno pulmón. No quise irme a la cama sin concluir del todo la faena, entrar en el 2009 con la vida al retortero no estaba tan mal siempre y cuando a lo largo del año todo se colocara en su sitio. Sólo pude dormir dos horas antes de irme a trabajar pero sin duda el esfuerzo ha merecido la pena.